Artrosis

    1076

    Afección crónica de las articulaciones, de naturaleza degenerativa y no inflamatoria.

    La artrosis es el resultado del desgaste de las superficies articulares, que ocurre en forma lenta pero progresiva. Generalmente comienza a notarse en la adultez y afecta típicamente a las articulaciones que soportan mayor trabajo como las de la cadera, rodilla y columna vertebral, ocasiona dolor y una progresiva invalidez.

    Entre las causas que provocan esta enfermedad se pueden distinguir el peso excesivo, las posiciones defectuosas del cuerpo y la columna y los golpes o esfuerzos repetidos. También las contracturas musculares, causadas por los estados de tensión psíquica, juegan un papel de importancia.
    Los dolores a causa de artrosis dependen de la zona del cuerpo que es afectada. Para el caso de la columna cervical (cuello), por ejemplo, el dolor parte de la base del cuello y corre al hombro, al brazo y llega hasta la mano de ese lado. En el caso de que es afectada la columna lumbar (cintura) el dolor que parte de la cintura, afecta a la nalga, al muslo, a la pierna e incluso al talón o al pie de ese lado, ya sea en forma de dolor, contractura o calambre. En cualquiera de los casos mencionados, el dolor puede estar acompañado por hormigueos, sensación de quemazón o adormecimiento de brazos y manos o de las piernas y los pies.

    Las personas con obesidad tienen 6 veces más posibilidades de padecer artrosis de rodilla que personas con normopeso.