Bardana

    2787

    Hierba usada históricamente para tratar una amplia variedad de enfermedades, entre las que se incluyen artritis, diabetes y caída del cabello. Es un ingrediente herbal principal en los remedios populares contra el cáncer como la fórmula Essiac® (ruibarbo, acederilla, olmo resbaladizo) y la fórmula Hoxsey (trébol rojo, carmín, fresno espinoso americano, sanguinaria, agracejo).

    Se ha encontrado en estudios que el fruto de la bardana disminuye el azúcar en la sangre en animales y estudios preliminares en humanos han examinado la eficacia de la raíz de la bardana en el tratamiento de la diabetes. Los estudios en laboratorio y en animales han investigado el uso de la bardana para las infecciones bacteriales, cáncer, VIH y cálculos en el riñón. Sin embargo, no existe suficiente evidencia humana en cuanto a la eficacia de la bardana para ninguna indicación.

    Evidencia

    Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

    Uso basado en evidencia científica

    Grado*

    Diabetes

    Las investigaciones en animales y estudios iniciales en humanos indican posibles efectos en la reducción de los niveles de azúcar en la sangre con el uso de la raíz de la bardana o el fruto. Sin embargo, las investigaciones disponibles en humanos no se han diseñado correctamente y se necesitan futuras investigaciones adicionales antes de hacer una recomendación clara.

    C

    Calidad de vida de pacientes con cáncer (cáncer de seno)

    La bardana es un ingrediente del Essiac®, un remedio popular supuestamente efectivo contra el cáncer. Las investigaciones preliminares han mostrado que la bardana puede tener efectos anticancerígenos y mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer. Se requiere más investigación en esta área.

    C

    *Referencia para los grados:
    A: Sólida evidencia científica para este uso;
    B: Buena evidencia científica para este uso;
    C: Dudosa evidencia científica para este uso;
    D: Aceptable evidencia científica contra este uso;
    F: Sólida evidencia científica contra este uso.

    Razones para los grados

    Usos basados en la tradición o teoría

    Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

    Abscesos, acné, anorexia nerviosa, afrodisíaco, artritis, dolor de espalda, infecciones bacteriales, trastornos de la vejiga, adelgazante de la sangre, diviesos, quemaduras, cáncer, úlceras bucales, catarro, resfriado común, usos cosméticos, caspa, desintoxicante, diurético (incremento del flujo de orina), eczema, fiebre, infecciones fúngicas, gota, caída del cabello, dolor de cabeza, hemorroides, urticaria, infección por el VIH, urticaria, efectos hormonales, inflamación, ictiosis (trastorno de la piel), impotencia, enfermedad renal, cálculos renales, laxativo, enfermedad hepática, protección al hígado, piojos, dolor de espalda, sarampión, neumonía, psoriasis, infecciones respiratorias, artritis reumatoide, tiña, ciática, escorbuto, seborrea (hiperactividad de las glándulas sebáceas de la piel), trastornos de la piel, humectante de la piel, llagas, esterilidad, sífilis, amigdalitis, úlceras, infecciones del tracto urinario, enfermedades venéreas, verrugas, cicatrización de heridas.

    Dosificación

    Las siguientes dosis están basadas en investigaciones científicas, publicaciones, uso tradicional u opinión experta. Hay muchas hierbas y suplementos que no se han sometido a pruebas exhaustivas, por lo que su seguridad y eficacia no se puede demostrar. Las marcas podrían prepararse de manera diferente, con ingredientes variables, incluso dentro de la misma marca. Es posible que las siguientes dosis no correspondan a todos los productos. Deberá leer las etiquetas del producto y analizar la dosis con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia.

    Adultos (18 años y mayores)

    No se ha probado una dosis específica de bardana como efectiva o segura, aunque se han usado una variedad de dosis y diferentes tipos de preparaciones. La bardana se encuentra disponible en forma de raíz seca, tabletas o cápsulas, decocciones, tinturas, extracto del fluido y hecho a partir de las raíces. La bardana también se ha usado como diurético (para incrementar el flujo de orina), en preparaciones hechas de las semillas pulverizadas de la bardana como un producto amarillo llamado aceite de lapa.

    La bardana se ha usado sobre la piel en forma de compresas o emplaste para eczemas, psoriasis, calvicie y verrugas.

    Niños (menores de 18 años)

    No existe suficiente información científica para recomendar el uso de la bardana en niños.

    Seguridad

    La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

    Alergias

    Los individuos con alergias a los miembros de la familia de las asteráceas/compuestas entre los que se incluyen la ambrosía, el crisantemo, la flor de caléndula y la margarita de los prados pueden tener alergias a la bardana. Se han asociado con la bardana severas reacciones alérgicas (anafilaxis). Las reacciones alérgicas de la piel se han asociado con el uso del yeso de bardana sobre la piel. Se debe tener precaución en pacientes con alergias o intolerancia a la pectina ya que ciertas partes de la planta de la bardana contienen diferentes niveles del complejo de pectina.

    Efectos secundarios y advertencia

    Basados en el uso tradicional, se considera segura cuando se toma por vía oral en dosis recomendadas por periodos cortos. Se han reportado alergias en la piel con la manipulación de la planta o el uso de preparaciones sobre la piel (como los emplastes). Se han reportado efectos diuréticos (incremento del flujo de orina) y efecto similares a los estrógenos con el uso de la bardana por vía oral en pacientes con VIH. Aunque se han reportado síntomas como resequedad de la boca y ritmo cardiaco lento en personas que consumen los productos de bardana, se cree que la contaminación con la belladona puede ser la razón de estas reacciones. La contaminación puede ocurrir durante la cosecha.

    En teoría, la presencia de taninos puede incrementar el riesgo de cáncer de cabeza y cuello, aunque esto no se ha visto en humanos. Basados en investigaciones en animales y estudios limitados en humanos, la bardana puede causar incrementos o reducciones en los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución en pacientes con diabetes o hipoglicemia y en aquellos que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Se puede necesitar la supervisión de un proveedor médico calificado que analice los niveles de azúcar en la sangre y se pueden necesitar ajustes en el medicamento. En teoría, la bardana también puede causar desequilibrio de los electrolitos (por ejemplo, cambio en los niveles de potasio o sodio en la sangre) debido a los efectos diuréticos (incremento de flujo de orina).

    Varios casos reportan envenenamiento con el de la raíz de la bardana al mismo tiempo que casos de oftalmia (inflamación de los ojos) por bardana. Se han reportado varios casos de estomatitis (úlceras bucales) presente en perros que han estado en contacto con la bardana, cadillos y pelos de la planta.

    Embarazo y lactancia

    Algunas veces se recomienda evitar el uso de la bardana durante el embarazo ya que estudios en animales muestran que la bardana causa estimulación del útero. Debido al estudio científico limitado, la bardana no se considera segura durante el embarazo o la lactancia.

    Interacciones

    La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

    Interacciones con drogas

    Basados en investigaciones en animales y estudios limitados en humanos la bardana puede bajar o elevar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usan medicamentos que también afectan el azúcar en la sangre. Los pacientes que toman drogas para la diabetes por vía oral o insulina se deben supervisar de cerca por un proveedor médico calificado. Se pueden necesitar ajustes en el medicamento. De acuerdo a un estudio hecho en humanos se ha asociado la bardana con efectos diuréticos (incremento de flujo de orina) y en teoría puede causar exceso de pérdida de fluidos (deshidratación) o desequilibrio en los electrolitos (por ejemplo, cambios en los niveles de potasio o sodio en la sangre). Estos efectos se pueden incrementar cuando la bardana se toma al mismo tiempo con las drogas diuréticas como la clorotiazida (Diuril®), furomisida (Lasix®), hidroclorotiazida (HCTZ) o espironolactona (Aldactone®). Basados en evidencia humana limitada, la bardana puede tener propiedades similares a los estrógenos y puede incrementar los efectos de los agentes estrógenos entre los que se incluyen las terapias de reemplazo hormonal como el Premarin® o la píldora anticonceptiva.

    Basados en investigaciones en humanos la bardana puede incrementar el riesgo de sangrado (aunque no existen investigaciones en humanos). Algunos ejemplos son: aspirina, anticoagulantes («adelgazantes de la sangre») como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetas como clopidogrel (Plavix®) y medicamentos antiinflamatorios no esteroides como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®). Las tinturas de la bardana pueden contener altas concentraciones de alcohol (etanol) y pueden producir vómito si se usa con disulfiram (Antabuse®) o metronidazol (Flagyl®).

    Los medicamentos que se ingieren para tratar la gota, cáncer o VIH pueden interactuar con la bardana. También es posible que se den interacciones con antibióticos.

    Interacciones con hierbas y suplementos dieticos

    Basados en investigaciones en animales y estudios limitados en humanos, la bardana puede bajar o elevar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usa con hierbas o suplementos que también alteren el azúcar en la sangre. Se puede necesitar la supervisión de los niveles de la glucosa en la sangre y ajustes en las dosis.

    En un reporte en humanos se ha asociado a la bardana con los efectos diuréticos (incremento del flujo de orina) y en teoría puede causar exceso de pérdida de fluidos (deshidratación) o desequilibrio en los electrolitos (por ejemplo, cambios en los niveles de potasio o sodio en la sangre) cuando se usa con otras hierbas diuréticas o suplementos.

    Basados en investigaciones en animales, la bardana puede incrementar el riesgo de hemorragia cuando se toma con hierbas y suplementos que se cree incrementan dicho riesgo. Se han reportado varios casos con el uso de  Ginkgo biloba , algunos casos con el ajo y dos casos con palma enana americana. Teóricamente otros agentes pueden incrementar el riesgo de sangrado, aunque no se ha probado en la mayoría de los casos.

    Las hierbas o suplementos que se toman para tratar la gota, el cáncer o el VIH pueden interactuar con la bardana. También es posible que se den interacciones con hierbas que tienen efectos antibacterianos, antioxidantes o antiinflamatorios (como el jengibre).

     

    Fuente:

    www.nlm.nih.gov/medlineplus