Manzanilla

    1744

    Se ha usado durante miles de años para el tratamiento popular de numerosas dolencias, entre ellas trastornos del sueño, ansiedad, problemas digestivos e intestinales, infecciones e inflamación de la piel (incluyendo eczema), curación de heridas, cólico infantil, dolores de la dentición y dermatitis del pañal. También se conoce como un ingrediente para preparar s de hierbas.

    La manzanilla alemana (Matricaria recutita) la manzanilla romana (Chamaemelum nobile) son los dos tipos principales de manzanilla empleados para trastornos de salud. Se cree que ambas pueden tener efectos similares en el cuerpo, si bien la manzanilla alemana puede ser ligeramente más fuerte. En la mayor parte de la investigación se ha empleado la manzanilla alemana, que es la de uso más común en todas partes excepto Inglaterra, donde es más común la manzanilla romana.

    Si bien el uso de la manzanilla está muy generalizado, no hay suficiente investigación fiable realizada en seres humanos como para respaldar su uso para cualquier trastorno. A pesar de su reputación de planta medicinal de efectos suaves, hay muchos informes de reacciones alérgicas en seres humanos después de ingerir o entrar en contacto con preparaciones de manzanilla, incluyendo la mortífera anafilaxis.

    Evidencia

    Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

    Uso basado en evidencia científica

    Grado*

    Afecciones cardiovasculares

    La manzanilla no es bien conocida por sus efectos cardiacos, además de que hay poca investigación en esta área. Se necesitan ensayos grandes, controlados, aleatorios y bien diseñados antes de llegar a una conclusión sólida.

    C

    Resfrío corriente

    En un estudio realizado hace tiempo se informó que la inhalación de vapor con extracto de manzanilla ayuda a reducir los síntomas comunes del resfrío. Es necesario realizar más investigación para confirmar estos resultados.

    C

    Diarrea en niños

    Estudios preliminares indican que la manzanilla con pectina de manzana puede reducir el tiempo en que los niños tienen diarrea. Se necesitan más investigaciones antes de hacer una recomendación firme.

    C

    Eczema

    La Comisión E de Alemania autoriza el uso de manzanilla tópica para enfermedades de la piel. Sin embargo, se ha hecho poca investigación acerca del uso tópico de la manzanilla para el eczema y se necesita más investigación.

    C

    Trastornos gastrointestinales

    La manzanilla se ha empleado tradicionalmente para numerosos trastornos gastrointestinales, entre ellos problemas digestivos, «espasmo» o cólico, malestar estomacal, flatulencia (gas), úlceras e irritación gastrointestinal. Sin embargo, actualmente no hay investigaciones humanas confiables disponibles sobre estos temas. Se necesitan estudios adicionales.

    C

    Cistitis hemorrágica (irritación de la vejiga con hemorragia)

    Un estudio preliminar informa que la combinación de baños de manzanilla junto con lavados de vejiga de manzanilla y antibióticos es mejor que el empleo de antibióticos solamente para la cistitis hemorrágica. Es necesario realizar más investigación antes de sacar una conclusión.

    C

    Hemorroides

    La evidencia preliminar informa que el ungüento de manzanilla puede mejorar las hemorroides. Es necesario contar con más pruebas antes de que se pueda hacer una recomendación firme.

    C

    Cólico infantil

    La manzanilla se conoce por su actividad antiespasmódica, pero existe poca investigación para substanciar esta afirmación. Se necesita investigación adicional para evaluar la manzanilla por si sola.

    C

    Mucositis producida por tratamientos para el cáncer (úlceras e irritación de la boca)

    Estudios de calidad deficiente han empleado gárgaras de manzanilla para la prevención o el tratamiento de la mucositis causada por terapia de radiación o quimioterapia para tratamiento del cáncer. Los resultados son conflictivos y sigue no estando claro si la manzanilla es útil en esta situación.

    C

    Calidad de vida de pacientes de cáncer

    Investigaciones limitadas sugieren que los masajes empleando aceite esencial de manzanilla pueden disminuir la ansiedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes de cáncer. Sin embargo, estas pruebas no son de alta calidad. Es necesario realizar más estudios antes de que se pueda sacar una conclusión definitiva.

    C

    Inflamación de la piel

    Los preparados de manzanilla tópica se han usado tradicionalmente para aliviar las inflamaciones de la piel. La evidencia existente en humanos muestra que la manzanilla puede tener, si acaso, poco beneficio mientras que los estudios en animales apoyan su acción anti-inflamatoria. Se necesita investigación adicional en humanos en esta área.

    C

    Somnífero y sedante

    Tradicionalmente, las preparaciones de manzanilla, tales como el y la aromaterapia con aceite esencial, se han empleado para el insomnio y la sedación (efectos calmantes). Se requieren mejores investigaciones antes de hacer una recomendación firme.

    C

    Vaginitis (inflamación de la vagina)

    La vaginitis puede manifestarse con picazón, flujo o dolor al orinar. Es probable que los lavajes vaginales de manzanilla mejoren los síntomas de la vaginitis con pocos efectos secundarios. Debido a que las infecciones (incluyendo las enfermedades venéreas), la higiene deficiente o las deficiencias en la alimentación pueden causar vaginitis, las mujeres con este trastorno deben obtener atención médica. Para poder sacar una conclusión sobre el papel de la manzanilla en el tratamiento de la vaginitis es necesario contar con resultados de más investigación.

    C

    Cicatrización de heridas

    Existe evidencia preliminar prometedora que apoya el uso tópico de la manzanilla para la cicatrización de heridas. Sin embargo, la literatura disponible no es adecuada para apoyar una recomendación en contra o a favor de este uso.

    C

    Dolor de garganta y ronquera postoperatoria causadas por entubación

    No se ha encontrado que la manzanilla en aerosol prevenga el dolor de garganta ni la ronquera postoperatorias en mayor medida que la solución salina normal.

    D

    *Referencia para los grados:
    A: Sólida evidencia científica para este uso;
    B: Buena evidencia científica para este uso;
    C: Dudosa evidencia científica para este uso;
    D: Aceptable evidencia científica contra este uso;
    F: Sólida evidencia científica contra este uso.

    Razones para los grados

    Usos basados en la tradición o teoría

    Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

    Hinchazón abdominal, abortivo, abrasiones, abscesos, acné, anorexia, antibacteriano, anticoagulante, fungicida, antioxidante, antiprurítico, antiespasmódico, antiséptico, ansiedad, aromático, artritis, asma, dolor de espalda, úlceras de decúbito trastornos de la vejiga, purificación de la sangre, moretones, quemaduras, cáncer, llagas bucales, síndrome del túnel carpiano, catarro, varicela, estreñimiento, dermatitis por contacto, tos, enfermedad de Crohn, crup, delirium tremens (DT), dermatitis del pañal, sudores, diurético (incremento en la orina), diverticulitis, piel seca, dismenorrea (menstruación dolorosa), infecciones de los oídos, trastornos de los ojos (lagrimales obstruidos), infecciones de los ojos, hígado graso, fiebre, curación de fístulas, congelación localizada, cálculos biliares, gingivitis, gota, fiebre de heno, dolores de cabeza, acidez, urticaria, hipoglicemia (azúcar bajo en la sangre), histeria, impétigo, afecciones inflamatorias, picaduras de insectos, insomnio, dolores intestinales, ciclo menstrual irregular, síndrome del colon irritable, trastornos renales, úlceras en la piernas, trastornos del hígado, dolor lumbar, malaria, mastitis (inflamación de los senos), menopausia, calambres menstruales, trastornos de la menstruación, abandono de la morfina, mareos, fortaleza muscular, inflamación nasal, náuseas, estómago nervioso, neuralgia (dolor en los nervios), pesadillas, higiene oral (enjuague bucal), osteoporosis, parásitos y gusanos, úlceras pépticas, trauma del perineo, hiedra venenosa, soriasis, depresión post-natal, urticaria (calor), inflamación respiratoria, desasosiego, reumatismo, síndrome de Roehmheld, ciática, ataques epilépticos, sinusitis, calambres estomacales, quemaduras por el sol, insolación, dolor de dentición (enjuague bucal), tensión, tics, dolor dental, mareo por viaje, tuberculosis, colitis ulcerosa, úlceras, trastornos uterinos, estimulante uterino, tónico uterino, infecciones vaginales, infección viral (síntomas de gripe o polio), vómito, vómito/nausea durante el embarazo.

     

    Dosificación

    Las siguientes dosis están basadas en investigaciones científicas, publicaciones, uso tradicional u opinión experta. Hay muchas hierbas y suplementos que no se han sometido a pruebas exhaustivas, por lo que su seguridad y eficacia no se puede demostrar. Las marcas podrían prepararse de manera diferente, con ingredientes variables, incluso dentro de la misma marca. Es posible que las siguientes dosis no correspondan a todos los productos. Deberá leer las etiquetas del producto y analizar la dosis con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia.

    Adultos (18 años y mayores)

    Se han ingerido diariamente, por vía oral, cápsulas y tabletas que contienen de 400 a 1,600 miligramos en dosis divididas. Se han ingerido por vía oral de 1 a 4 mililitros de un extracto líquido (1:1 en 45% de alcohol) tres veces al día. Como tintura (1.5 en alcohol), se han empleado 15 mililitros de tres a cuatro veces por día. Como enjuague bucal, se ha empleado extracto líquido al 1% o tintura al 5%.

    La manzanilla se consume frecuentemente como y una dosis común es de 1 a 4 tazas de manzanilla diarias (en bolsas de ).

    No hay dosis normalizadas de manzanilla de uso cutáneo. Algunas publicaciones de medicina natural han recomendado pasta, emplasto o ungüento con el 3% al 10% de flores de manzanilla. La manzanilla también se ha usado como aditivo para el baño y como ducha vaginal.

    Niños (menores de 18 años)

    No hay disponibles datos científicos fidedignos para recomendar el uso sin peligro de productos de manzanilla en niños.

    Seguridad

    La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

    Alergias

    Hay informes múltiples de reacciones alérgicas serias a la manzanilla tomada por boca o como enema, incluyendo anafilaxis, hinchazón de la garganta y falta de aire. Se han informado frecuentemente reacciones alérgicas en la piel, entre ellas dermatitis y eczema. El enjuague ocular de manzanilla puede causar conjuntivitis alérgica (conjuntivitis).

    Las personas con alergias a otras plantas de la familia de las Asteráceas (Compositáceas) deben evitar la manzanilla. Algunos ejemplos son áster, crisantemo, ajenjo, ambrosía y hierba cana. Puede haber reacciones cruzadas con apio, crisantemo, matricaria, tanaceto y polen de abedul. Los que son alérgicos a estas plantas deben evitar la manzanilla. Se ha informado alergia causada por contacto con la piel.

    Efectos secundarios

    Las impurezas (adulterantes) son comunes en los productos de manzanilla y pueden tener afectos adversos. Se ha informado dermatitis atópica (erupción en la piel).

    La manzanilla en varias formas puede causar somnolencia o sedación. Emplee precaución al conducir un vehículo u operar maquinaria pesada. En grandes dosis la manzanilla puede causar vómitos. Debido a su contenido de cumarina, la manzanilla puede, teóricamente, aumentar el riesgo de hemorragias. Se advierte precaución en pacientes con trastornos hemorrágicos o que esn tomando medicamentos que puedan aumentar el riesgo de hemorragia. Puede ser necesario ajustar las dosis. Son posibles los incrementos en la presión arterial.

    Embarazo y lactancia

    En teoría, la manzanilla puede actuar como un estimulante uterino o causar abortos, por lo tanto se debe evitar durante el embarazo. No hay datos científicos suficientes como para recomendar el uso de manzanilla sin peligro durante la lactancia.

    Interacciones

    La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

    Interacciones con drogas

    No se ha hecho una investigación científica exhaustiva de las interacciones de la manzanilla.

    La manzanilla puede aumentar el grado de somnolencia causada por otros fármacos. Algunos ejemplos son las benzodiazepinas, como el lorazepam (Ativan®) o el diazepam (Valium®), los barbitúricos como el fenobarbital, los narcóticos como la codeína, algunos antidepresivos y el alcohol. Se recomienda precaución al conducir vehículos u operar maquinaria.

    En teoría, la manzanilla puede aumentar el riesgo de hemorragia cuando se emplea con fármacos anticoagulantes o antiplaquetas. Algunos ejemplos son aspirina, anticoagulantes como warfarina (Coumadin®) o heparina, fármacos antiplaquetas como clopidogrel (Plavix®) y fármacos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs), como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

    La manzanilla puede interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertos fármacos empleando el sistema enzimático hepático «citocromo P450». A causa de ello, es posible que los niveles de estos fármacos aumenten en la sangre, con los consiguientes mayores efectos o posibles reacciones adversas. Los pacientes que toman algún medicamento, deben leer el prospecto que viene con el envase y hablar con un profesional de la salud, incluso un farmacéutico sobre posibles interacciones.

    Tenga presente que muchas tinturas contienen niveles elevados de alcohol y que pueden causar vómitos si se toman con metronidazol (Flagyl®) o disulfiram (Antabuse®).

    Un extracto con  Matricaria chamomile ,  Sideritis euboea ,  Sideritis clandestine  y  Pimpinela anisum , fue vinculado a propiedades de moduladores selectivos de receptores de estrógeno (SERM) contra la osteoporosis. En teoría, la manzanilla puede interactuar con fármacos SERM como el raloxifeno (medicamento de venta bajo receta médica empleado para la osteoporosis) o tamoxifeno (un medicamento de venta bajo receta médica empleado para el cáncer).

    Los constituyentes de la manzanilla pueden alterar el azúcar en la sangre o la presión arterial. Los pacientes que toman medicamentos que afectan el azúcar en la sangre o la presión arterial deben tener precaución.

    La manzanilla puede tener efectos anti-inflamatorios. En teoría, el uso de la manzanilla puede sumarse a los efectos de otras drogas anti-inflamatorias, como las NSAID o el ibuprofeno.

    La manzanilla puede interactuar con los medicamentos que actúan como depresores cardiacos, depresores del sistema central nervioso, bloqueadores del canal de calcio, glicósidos cardiacos y depresores respiratorios.

    La manzanilla también puede interactuar con antibióticos, antifúngicos, antihistamínicos y diuréticos, así como con medicamentos para el colesterol alto, las úlceras, la diarrea o los trastornos gastrointestinales.

    Interacciones con hierbas y suplementos dieticos

    La manzanilla puede aumentar la intensidad del sopor causado por algunas hierbas y suplementos. Se aconseja precaución al conducir un vehículo u operar maquinaria.

    En teoría, la manzanilla puede aumentar el riesgo de hemorragia cuando se toma con otros productos que se crea que aumentan el riesgo de hemorragia. Se han informado múltiples casos con el uso de  Ginkgo biloba  y menos casos con el ajo y la palma enana americana. Teóricamente, numerosos otros agentes pueden aumentar el riesgo de hemorragia, si bien esto no se ha probado en la mayoría de los casos.

    La manzanilla puede interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertos fármacos empleando el sistema enzimático hepático «citocromo P450», lo que causa que los niveles de otras hierbas o suplementos se puedan volver demasiado elevados en la sangre. También puede alterar los efectos que otras hierbas o suplementos pueden tener sobre el sistema P450. Los pacientes que toman algún medicamento, deben leer el prospecto que viene con el envase y hablar con un profesional de la salud, incluso un farmacéutico sobre posibles interacciones.

    La manzanilla puede tener efectos antiestrogénicos e interactuar con hierbas y suplementos como el trébol rojo o la soja.

    Con base en estudios preliminares, los constituyentes de la manzanilla pueden alterar el azúcar en la sangre o la presión arterial. Los pacientes que toman hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre o la presión arterial deben tener precaución.

    La manzanilla puede tener efectos anti-inflamatorios. En teoría, el uso de la manzanilla puede sumarse a los efectos de otras hierbas y suplementos anti-inflamatorios.

    La manzanilla puede interactuar con las hierbas y suplementos que actúan como depresores cardiacos, glicósidos cardiacos, depresores respiratorios o espasmolíticos.

    La manzanilla también puede interactuar con hierbas y suplementos antibacterianos, antifúngicos, antihistamínicos o diuréticos, así como con hierbas y suplementos empleados para el colesterol alto, las úlceras, la diarrea o los trastornos gastrointestinales.

     

    Fuente:

    www.nlm.nih.gov/medlineplus

    Related Entries