A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

    Meseta

    2355

    Período de estancamiento del descenso de peso.

    Puede presentarse una meseta después de haber bajado una cantidad importante de kilos, por lo general más de diez, o cuando hay que dejar atrás una cifra significativa como, por ejemplo, los 100 kilos, u otra cifra redonda como los 80 ó los 90, o cuando se llega a un peso en el que previamente se estuvo mucho tiempo estabilizado. Otras situaciones que contribuyen a una meseta pueden ser el período premenstrual, un reposo en cama prolongado o una etapa de gran estrés.

    Al subir y al bajar, determinados pesos son más familiares para el organismo y éste tiende a mantenerse en ellos con mayor facilidad. Es lo que se llama el peso confortable. En algunos casos, este peso confortable puede ser el resultado de haber flexibilizado un poco los controles, con la reducción o no de actividad física. En esta situación entran en equilibrio los esfuerzos para bajar y la incomodidad de estar gordo.

    En algunos casos, la meseta se da por una causa metabólica: hay una adaptación al plan y el cuerpo responde menos, le resulta más trabajoso bajar. En ciertas circunstancias puede haber mayor retención de líquidos, con lo que la grasa disminuye pero el peso se mantiene estable en una cifra.

    Ante una situación de meseta, lo más importante es no perder la paciencia. Independientemente de la causa por la que el descenso se detuvo, no hay ninguna razón valedera para pensar que no va a poder retomarse. Hay que analizar el caso y hacer algunos ajustes, como volver a la dieta, cuidarse en las comidas durante todo el día y retomar o incrementar la actividad física.

    Related Entries