8 indicadores que se detectan mirándose desnudo al espejo y pueden salvarle la vida

10291

Un chequeo simple después del baño permite detectar problemas de salud que pueden ser muy graves. Conozca las señales que hay que tener en cuenta y que significan


Después de salir de la ducha y antes de vestirnos, podemos dedicar unos minutos a mirar detenidamente nuestro cuerpo desnudo con ayuda de un espejo.
Esta escena, aunque cotidiana, tiene un objetivo vital: el cuidado de nuestra salud.
Algunas señales de las señales que el cuerpo las muestra pueden incluir bultos, marcas, manchas, cambios en lunares, hinchazón…
Convertir la desnudez y el espejo en aliados de la prevención solo requiere de unos minutos de nuestra atención y dedicación.
Cualquier hallazgo que nos parezca llamativo, represente dudas o muestre un cambio en lo que consideramos habitual en nuestro cuerpo amerita la pronta consulta con un médico.

Venas abultadas en el cuello

El engrosamiento de una o varias venas puede ser signo de una insuficiencia cardiaca provocada por la dificultad del corazón para bombear sangre a todo el cuerpo a la presión adecuada. En consecuencia, las venas que llevan la sangre de la cabeza al corazón tienen menos fuerza para hacerla circular, por lo que se acumula favoreciendo la inflamación.
Otros síntomas de insuficiencia cardiaca incluyen la dificultad para respirar y la hinchazón de pies y tobillos.

Manchas oscuras en las axilas

La piel engrosada puede presentarse en forma de parches oscuros, señal de un trastorno cutáneo conocido como acantosis nigricans; una marca temprana de diabetes tipo 2. La piel se siente áspera y suele confundirse con zonas ennegrecidas. Las manchas están vinculadas a la obesidad, enfermedad crónica que puede ocasionar una resistencia a la insulina que provoca estos cambios en la piel.
Otras zonas donde son frecuentes: cuello e ingle. Bajar de peso, reducir la ingesta de hidratos de carbono y hacer ejercicio físico pueden devolver la coloración original. Cuando se detecta resistencia a la insulina el médico puede prescribir fármacos específicos y brindar otras recomendaciones para controlar la diabetes tipo 2.

Rodillas hinchadas o con bultos

La presencia de una protuberancia en la rodilla puede ser señal de gota, un tipo de artritis que causa una inflamación dolorosa en las articulaciones. Se desarrolla por la acumulación de ácido úrico, sustancia natural que se concentra alrededor de las articulaciones. El ejercicio regular, la reducción de carnes rojas y vísceras son parte del tratamiento de este cuadro.

Piel oscura en los tobillos

La piel oscura o descolorida alrededor del hueso del tobillo puede ser una señal de ulceración en la pierna que se produce cuando las venas se debilitan y pierden su capacidad de impulsar la sangre al corazón. En consecuencia se produce una reacción inflamatoria: la hemoglonina,
molécula que lleva oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo, se filtra en el área favoreciendo la decoloración. Una dieta sana y ejercicio regular son parte del tratamiento.

Un hombro más alto que el otro

La diferencia de altura entre los hombros o la presencia de un omóplato más prominente pueden ser signos de escoliosis, una desviación lateral de la columna vertebral. Aunque la gente suele pensar que esta solo se presenta en forma de “S”, la enfermedad puede afectar los nervios de la zona empujándolos hacia arriba y hacia afuera provocando un esequilibrio en la alineación de los hombros y omóplatos.
Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento dirigidos por un fisioterapeuta pueden mejorar la postura y la flexiblidad.

Lunares

Los cambios en su cantidad y forma representan una de las señales más importantes de melanoma, el tipo de cáncer de piel más agresivo. chequearlos con frecuencia frente al espejo es indispensable para la consulta temprana.

Bulto en la ingle

Esta región es la más propensa a las hernias ocasionadas por esfuerzos físicos o contracciones abdominales excesivas.
Los pequeños bultos pueden identificarse a simple vista y suelen ser el resultado de la presión que ejerce el intestino a través de la pared de la ingle. Pueden verse al estar de pie, en posición recostada suelen desaparecer. En ocasiones es necesaria la cirugía para cerrar quirúrgicamente la debilidad muscular por la que se filtra el tejido.

Falta de vello en las piernas

Esta señal puede indicar la presencia de la enfermedad arterial periférica, una condición en la que se presenta una acumulación de depósitos grasos en las piernas que restringe el suministro de sangre a los folículos pilosos donde crece el vello dificultando su crecimiento. Otros síntomas incluyen dolor al caminar, colesterol alto, hipertensión. El tratamiento incluye sesiones de caminata para favorecer el restablecimiento de la circulación a los miembros inferiores y medidas para controlar los niveles de grasa en sangre y la presión arterial.

Ver además: Cómo controlar los lunares para evitar el cáncer de piel.