Cómo controlar los lunares para evitar el cáncer de piel

7951

Los cambios en los lunares suelen ser la primera señal de melanoma, el tipo de cáncer de piel más agresivo. En la Semana Nacional de Prevención del Cáncer de Piel, compartimos todo lo que tenés que saber sobre el autoexamen para detectar posibles irregularidades a tiempo


Los lunares comunes son marcas formadas por la concentración de melanocitos, células pigmentadas que crecen en grupos.

Los adultos suelen presentar de 10 a 40 lunares comunes desde el nacimiento. Sin embargo, muchos aparecen en la niñez y siguen formándose hasta los 40 años.

Aunque no suelen ser riesgosos, quienes tienen más de 50 lunares comunes poseen un riesgo triplicado de que algunos se conviertan en malignos.

Existe otro tipo de lunares llamados displásicos que presentan algunas diferencias con los comunes y suelen crecer en menor cantidad.

Un lunar displásico también puede convertirse en maligno; y aunque es raro que suceda, el riesgo es casi 10 veces mayor si se tienen más de 5 lunares displásicos.

CARACTERÍSTICASLUNAR NORMALLUNAR DISPLÁSICO
COLORMancha uniforme de color rosado, café, canela o negro.   Las personas de piel o cabello oscuros presentan lunares más oscuros que aquellas de piel clara o cabello rubio.Mezcla de varios colores, desde rosado hasta castaño oscuro.
FORMA Y TEXTURAForma plana o prominente, redonda u ovalada.   Textura lisa, borde definido.Forma plana y borde irregular que puede desvanecerse en la piel de alrededor. Textura lisa, ligeramente escamosa o arenosa.  
TAMAÑOMenor a 5 mm (similar a la goma de borrar de un lápiz).Más de 5 mm de ancho.               
LUGARParte superior del cuerpo en zonas expuestas al sol.Espalda, cuero cabelludo, senos y zonas abajo de la cintura.

Los lunares suelen mantener el mismo tamaño, forma y color por muchos años. Por eso, cualquier cambio puede ser una señal temprana de melanoma: un tipo de cáncer de piel que empieza en los melanocitos y que puede desarrollarse en cualquier superficie cutánea, desde un lunar común o displásico a una zona de la piel que aparenta ser normal.

Este cáncer frecuente a nivel mundial, es curable en sus etapas iniciales. Sin tratamiento, resulta potencialmente peligroso porque tiene la capacidad de invadir los tejidos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo.

Por eso, cuanto más pronto se detecte y se extirpe el melanoma, mayor será la probabilidad de éxito terapéutico.

Entre el 20 y 30 % de los melanomas se detecta en lunares existentes, mientras que entre el 70 y 80 % surge en pieles de aspecto normal.

GRUPOS DE RIESGO

A pesar de que la posibilidad de desarrollar un melanoma aumenta con la edad, los casos en personas jóvenes son cada vez más frecuentes.

Algunas condiciones aumentan las probabilidades:

  • Tener piel blanca, ojos azules o verdes y ser rubio o pelirrojo.
  • Vivir en climas con sol o a grandes alturas.
  • Pasar mucho tiempo expuesto a elevados niveles de luz solar intensa sin protección adecuada.
  • Haber tenido una o más quemaduras de sol con ampollas durante la niñez.
  • Usar dispositivos de bronceado (camas solares, por ejemplo).

Otros riesgos incluyen:

  • Tener familiares cercanos con melanoma.
  • La presencia de ciertos tipos de lunares (displásicos y atípicos) o múltiples marcas de nacimiento.
  • Tener el sistema inmunitario debilitado debido a enfermedades y medicamentos.

CÓMO EVALUARSE

El primer paso consiste en identificar cambios en los lunares o alguna señal en algún lunar nuevo. Un lunar que luce diferente al resto también puede ser una advertencia.

Para ello, es importante conocer el patrón de nuestros lunares, pecas y otras marcas que tengamos en la piel.

AUTOEXAMEN MENSUAL DE LA PIEL

*De pie frente a un espejo, observar rostro, orejas, cuello, pecho y abdomen.

*Mirar los brazos, las palmas de las manos y el área debajo de las uñas. Flexionar los codos y revisar cuidadosamente el dorso de los brazos, antebrazos y axilas.

*Sentarse y observar la parte del frente de los muslos, las rodillas, el dorso de los pies, entre los dedos y el área debajo de las uñas de los pies.

*Revisar la nuca y cuero cabelludo con un espejo de mano reflejando la imagen en otro que es sobre la pared. Si no es posible hacerlo solo, pedir ayuda.

*Examinar minuciosamente la espalda, la parte posterior de las piernas y los glúteos. No olvidar la planta de los pies y entre los dedos. Puede ser útil usar un espejo de mano y otro colgado.

*Chequear pantorrillas, nalgas y el área genital.

*Chequear la espalda baja y la parte superior de la espalda incluyendo la parte trasera del cuello.

AUTOEVALUACION CON LA REGLA DEL «ABCDE»

También es importante saber que hombres y mujeres tienen distintas zonas del cuerpo donde los melanomas suelen ser más frecuentes y a las que hay que estar especialmente atentos.

En los hombres, el melanoma es más frecuente en cabeza, cuello, tórax y espalda.

En las mujeres, lo es en la espalda y la parte inferior de las piernas.

OTRAS SEÑALES DE ADVERTENCIA

  • Llaga que no cicatriza.
  • Propagación del color del borde de un lunar hasta la piel circundante.
  • Enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde.
  • Picazón, sensibilidad o dolor.
  • Cambio en la superficie de un lunar: descamación, exudación, sangrado.
  • Protuberancia o nódulo nuevo.

La detección de cambios durante el autoexamen o la presencia de alguna de las características del “ABCDE” ameritan una consulta con un dermatólogo.

Si el turno no es inmediato, puede ser útil tomar buenas fotos en primer plano de los lunares o zonas de la piel sospechosas para mostrárselas el día de la consulta y permitir que el especialista evalúe si el área está cambiando.

El melanoma evoluciona progresivamente. El diagnóstico precoz es indispensable para un tratamiento exitoso.

Conocer tu piel en profundidad, autoexaminarla con frecuencia y visitar regularmente al dermatólogo si tenés lunares son las medidas que complementan este combo de prevención que está en tus manos.

MÁS INFORMACIÓN: