Cuándo, cómo y cuáles: Sí al uso de mascarillas de tela

3140

Expertos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), recomiendan el uso de mascarillas de tela en público e insisten en que el lavado de manos y el distanciamiento social siguen siendo fundamentales para detener la propagación del coronavirus. El gobierno porteño se suma a la iniciativa


Reducir la rápida transmisión del coronavirus es el objetivo de los organismos de salud y, para conseguirlo, han dictaminado una nueva medida de prevención: el uso de mascarillas de tela o recubrimientos faciales caseros cada vez en que el distanciamiento social a seis pies de distancia sea difícil de mantener.

La nueva pauta, anunciada por responsables del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y avalada recientemente por el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, representa un giro dentro de las recomendaciones anteriores que señalaban que las mascarillas solo debían ser usadas por personas contagiadas de coronavirus, quienes están a su cuidado o personal de salud en contacto directo con enfermos.

RAZONES DEL CAMBIO

A pesar de que este virus novel continúa siendo estudiado, estudios recientes revelaron que una parte significativa de las personas con coronavirus no presenta síntomas («asintomáticos») y que incluso aquellos que eventualmente los desarrollan («pre-sintomáticos») pueden transmitir el virus a otros antes de mostrar síntomas.

Esto significa que el virus puede propagarse entre las personas que interactúan en las proximidades, por ejemplo, hablar, toser o estornudar, incluso si esas personas no presentan otros síntomas (como fiebre o dolor de garganta, por ejemplo).

Debido a esta nueva evidencia, se recomienda usar cubiertas de tela para la cara en lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias) especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa.

Más allá de esto, las autoridades sanitarias insisten en que sigue siendo fundamental:

  • Respetar la cuarentena, permaneciendo en los hogares durante el aislamiento social y preventivo obligatorio.
  • Quedarse en el hogar si presenta síntomas y comunicarse telefónicamente a las líneas de asistencia de su zona (107 para CABA, 148 para provincia de Buenos Aires y 0800 222 1002 – Opción 1 desde todo el país.
  • Mantener un distanciamiento social de un metro ochenta en las salidas restringidas.
  • Lavarse las manos con agua y jabón a menudo para frenar la propagación del virus.

MASCARILLAS CASERAS

Las cubiertas de tela recomendadas no son máscaras quirúrgicas ni respiradores N°95, suministros que deben continuar reservados para los trabajadores de la salud y otros servicios de primeros auxilios médicos.

Los cubrimientos faciales que recomiendan las entidades de salud consisten en el uso de telas simples para reducir la propagación del virus y ayudar a las personas que pueden tener el virus y no lo saben a transmitirlo a otros.

Estos dispositivos pueden ser confeccionados en el hogar, con materiales simples y sin necesidad de pegamentos ni costuras.

Otra de las maneras de contagiarse con el coronavirus incluye tocarse los ojos, que no están cubiertos por las mascarillas faciales. Recuerde que, a pesar de llevar puesta la mascarilla, debe evitar llevar sus manos a la parte superior de la cara y existen medidas importantes tanto para colocarse el dispositivo como para quitárselo de forma segura.

En un estudio realizado por expertos de la Universidad de Cambridge se analizó un grupo de materiales domésticos para averiguar cuáles son los más eficaces para evitar el paso de bacterias y virus y los comparó con la eficacia de una mascarilla quirúrgica. Así concluyó, por ejemplo, que un paño de cocina (nuestro clásico “repasador”) podría ser un 82% tan eficaz como una mascarilla sanitaria.

PASO A PASO: DESDE LA COLOCACIÓN HASTA EL DESECHO

A continuación, se encuentran las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el uso libre de riesgo de las mascarillas domésticas:

  • Antes de ponerse una mascarilla, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Cúbrase la boca y la nariz con la mascarilla y asegúrese de que no haya espacios entre su cara y la máscara.
  • Evite tocar la mascarilla mientras la usa; si lo hace, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Cámbiese de mascarilla tan pronto como es húmeda y no reutilice las mascarillas de un solo uso. 
  • Para quitarse la mascarilla: quítesela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla); deséchela inmediatamente, cierre la bolsa y lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.