Manos limpias: cómo es el lavado que protege a tu familia

2160

La principal herramienta de prevención es mantener higienizadas las manos. Paso a paso cómo es la técnica difundida por la Organización Mundial de la Salud que permite reducir el riesgo de contagio de enfermedades respiratorias y alimentarias


Una adecuada higiene de manos puede realizarse a través de dos acciones sencillas:

1. Lavado de manos con agua y jabón. Para reducir eficazmente el desarrollo de microorganismos en las manos, el lavado debe durar al menos 40–60 segundos. Se recomienda mojar las manos con agua corriente limpia y luego aplicar jabón entre los dedos, en el dorso y debajo de las uñas por al menos 30 segundos. Luego, secarlas al aire o con una toalla limpia que después se debe desechar. La cnica difundida por la Organización Mundial de la Salud se encuentra a continuación:

2. Higiene con soluciones a base de alcohol (alcohol en gel, por ejemplo). Estos desinfectantes se deben frotar durante unos 20 segundos y pueden ser una buena medida, siempre y cuando contengan al menos un 60% de alcohol. Son útiles en lugares donde no es posible lavarse las manos con agua y jabón.

CUÁNDO HACERLO

Es importante higienizarse las manos frecuentemente sobre todo:
• Antes y después de manipular basura o desperdicios.
• Antes y después de comer, manipular alimentos y/o amamantar.
• Luego de haber tocado superficies públicas: mostradores, pasamanos, picaportes, barandas, etc.
• Después de manipular dinero, llaves, animales, etc.
• Después de ir al baño o de cambiar pañales.