Virus de Papiloma Humano (VPH): qué es y cómo se previene

12450

A pesar de que existe una vacuna para combatirlo, sigue siendo el principal responsable del cáncer de cuello de útero. Cuáles son las medidas para reducir el riesgo de contagio y disfrutar de una vida saludable


El Virus del Papiloma Humano (VPH) es un virus común de transmisión sexual. Existen más de cien tipos de VPH. Algunos no causan ningún síntoma, otros causan verrugas genitales.

Los tipos más agresivos pueden causar cáncer tanto en mujeres como en hombres. Esto incluye cáncer de cuello uterino, vagina, vulva, ano, pene y garganta.

TRANSMISIÓN Y RIESGO

El VPH se transmite a través del contacto genital o de piel con piel, pero no a través de los fluidos corporales.

Tanto los hombres como las mujeres pueden contraer el VPH y transmitirlo.

A menudo no saben que lo tienen, por lo que no se dan cuenta de que lo están transmitiendo a otras personas.

La infección por VPH ocurre cuando el virus ingresa al cuerpo durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona infectada.

También hay factores que aumentan el riesgo de infección por el VPH; entre ellas tener un sistema inmunitario debilitado, situación que debilita la capacidad del cuerpo para combatir infecciones y otras enfermedades.

Por eso es frecuente, por ejemplo, en personas que:

  • Tienen el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Toman medicamentos para evitar el rechazo de un órgano después de un trasplante.

Otros factores de riesgo son:

  • Iniciar las relaciones sexuales a una edad temprana.
  • Tener muchas parejas sexuales a lo largo de la vida.

SÍNTOMAS

La mayoría de los tipos de VPH no provocan síntomas. Sin embargo, algunos favorecen la aparición de verrugas genitales (ano, cuello uterino, escroto, pene, ingle o muslo) o en otras partes del cuerpo (manos y pies). Los tipos de VPH que causan verrugas por lo general no causan cáncer.

Como los síntomas pueden tardar en aparecer semanas o meses después de haber sido infectado, es difícil no propagar la infección.

DIAGNÓSTICO

En las mujeres el diagnóstico de VPH suele venir después de un resultado anormal en el Papanicolaou (PAP) de rutina, estudio que se realiza con una muestra de células del cuello uterino que se examinan en un microscopio.

Si se encuentran células anormales, el ginecólogo puede hacer otro PAP e incluir una prueba de VPH cervical que permite identificar muchos de los tipos de VPH que pueden causar cáncer cervical.

PREVENCIÓN

La vacuna contra el VPH se incorporó en el año 2011 al Calendario para todas las niñas de 11 años y a partir de 2017 se amplió la inmunización para todos los varones de la misma edad.

  • Se aplica en los varones para disminuir la mortalidad de mujeres por cáncer de cuello de útero por efecto indirecto y prevenir en los varones otros tipos de afecciones y cánceres asociados con este virus.
  • Se aplica a los 11 años porque las investigaciones demostraron una mayor eficacia inmunológica al ser aplicada entre los 9 y 13 años, antes del contacto con el virus.
  • El esquema completo es de 2 dosis separadas por un intervalo mínimo de 6 meses y es gratuita. Está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación y se coloca en hospitales públicos y centros de salud del país.

Otras medidas para reducir el riesgo incluyen:

  • Tener pocas parejas sexuales.
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que hayan tenido muchas parejas sexuales.
  • Usar condones de manera correcta aunque quizá no cubran todas las áreas de la piel donde vive el virus.

TRATAMIENTO

No existe cura o tratamiento para el virus. En muchos hombres y mujeres, el VPH desaparece por sí solo sin causar ningún problema de salud.

Si la prueba para el VPH dio positivo y no presentás signos de cáncer ni verrugas genitales es probable que te indiquen renovar el Papanicolaou cada cuatro a seis meses hasta que desaparezca la infección. Esto podría tomar hasta dos años.

La mayoría de las mujeres que se hacen las pruebas de Papanicolaou de rutina y siguen los consejos de su médico no contraerán cáncer cervical. Esta enfermedad necesita mucho tiempo para desarrollarse, y los controles regulares ayudan a encontrar los problemas antes de que se vuelvan más graves.

Existen tratamientos para las afecciones que causa el virus:

  • Verrugas genitales: deben ser tratadas por un médico.
  • Células precancerosas: se extrae el tejido anormal para que no se convierta en cáncer.
  • Cáncer: el tratamiento depende del tipo, estadio y edad del paciente.

FUENTE: Academia Americana de Médicos de Familia.

VER TAMBIÉN → Cáncer de cuello uterino: qué es, cómo se detecta y cuál es su tratamiento