Identikit de la leche materna: por qué es el mejor alimento para el bebé

6094

La Semana Mundial de la Lactancia -primera semana de agosto- es un evento con el que la Organización Mundial de la Salud busca concientizar sobre las bondades del amamantamiento. Aquí te contamos las cualidades que convierten a la leche materna en un alimento insustituible en la alimentación de un recién nacido


La lactancia materna es reconocida mundialmente como la forma óptima de alimentación temprana por sus beneficios para la salud de las mamás y sus bebés.

Para obtenerlos, es importante:

  • Brindar leche materna en forma exclusiva (LME) durante los primeros 6 meses de vida sin necesidad de consumir otros alimentos, leches ni líquidos.
  • Amamantar al recién nacido cada vez que lo pida (lactancia a libre demanda) ya que al ser lo único que ingiere lo necesita tanto cuando tiene hambre como cuando tiene sed.

Aunque la lactancia materna se muestra estable en los últimos diez años, el sondeo realizado por el Ministerio de Salud de la Nación reveló que existe una alta proporción de bebés que reciben otro tipo de leche o alimentos en forma combinada con la leche materna, lo que representa una lactancia inadecuada que puede interferir en los beneficios de amamantar.

CUALIDADES INCOMPARABLES

No existe ningún alimento que reemplace a la leche materna.

Esto se debe a que contiene una serie de elementos que aseguran una adecuada nutrición y una verdadera fortaleza de defensas para el niño ya que la mamá le transmite al bebé anticuerpos que lo protegen contra las enfermedades más comunes cuando son muy pequeños hasta que sean capaces de formar sus propias defensas.

El calostro, la primera leche de la mamá, de color amarillento, defiende al bebé de las infecciones más comunes. Además, la leche materna se digiere más fácilmente que cualquier otra leche y es más segura e higiénica porque el niño la toma directamente de su mamá.

NUTRIENTES INDISPENSABLES

Entre las sustancias protectoras más destacadas se encuentran:

  • Zinc y hierro de fácil absorción: a pesar de que la leche materna contiene menos hierro que la de vaca su aprovechamiento es muy superior.
  • Calcio y fósforo en una cantidad que asegura su óptima utilización.
  • Ácidos grasos omega 6 y omega 3, importantes para desarrollo cognitivo y de la salud visual del bebé.

Además, aporta sustancias que protegen las defensas, promueven un crecimiento saludable y previenen infecciones y enfermedades.

PROTECTORES DE LAS DEFENSAS

El escudo de defensas que aporta la leche materna está conformado por:

  • Glóbulos blancos: del tipo que fortalece el sistema inmunológico.
  • Inmunoglobulinas: presentes principalmente en el calostro, impiden la entrada de bacterias y virus al organismo.
  • Lactoferrina: impiden que algunas bacterias consuman el hierro.
  • Citocinas: fundamentales para la protección del sistema inmune.
  • Células madre: tienen una capacidad notable para convertirse en muchos tipos diferentes de células en el cuerpo, que a su vez actúan como una especie de sistema de reparación interna.
  • Mucina: sustancia que se acopla a las bacterias y virus que entran en el cuerpo del bebé y permite que otras células de las defensas se encarguen de destruirlos.

FACTORES ANTIINFECCIOSOS

Entre ellos:

  • Oligosacáridos: influyen en la microflora produciendo una mayor proliferación de los probióticos que defienden al bebé contra otitis media, infecciones del tracto respiratorio, del tracto urinario y diarrea.
  • Lípidos (grasas): actúan dañando la superficie exterior de cierto tipos de virus impidiendo que se repliquen y causen una infección.
  • Omega 6: asociado con propiedades anticancerígenas, puede además reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y combatir la inflamación.

TAMBIÉN ES RICA EN…

-Hormonas: son muchas y variadas y se encuentran en la leche en niveles mayores que los de la sangre materna.

-Enzimas: algunas colaboran en el desarrollo neonatal, otras aumentan las enzimas digestivas propias del bebé o actúan contra bacterias y protegen de distintos virus. Muchas se encuentran en concentraciones más altas en el calostro que en la leche madura. Hay enzimas que tienen funciones inmunológicas directas y otras que actúan en forma indirecta, promoviendo la maduración celular.

-Factores de crecimiento: sustancias que sirven para proteger y mejorar el desarrollo del niño amamantado.

¿Podés notar la riqueza natural que le brindás a tu bebé cada vez que lo amamantás? Irreemplazable, la leche de mamá es el complemento vital del milagro más perfecto: la vida de tu hijo.

VER TAMBIÉN: