Qué es el Alzheimer, cuáles son sus síntomas y cómo se lo trata

10678

Esta enfermedad crónica y neurodegenerativa afecta a más de 300 mil argentinos. De qué se trata y cómo convivir exitosamente con quienes la padecen


El Mal de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las células del cerebro provocando paulatinamente la pérdida de la memoria, dificultades en la noción del tiempo y del espacio, confusión y alteraciones en la personalidad y en el comportamiento.

Es la causa más común de demencia después de los 65 años, aunque en la última década aumentó su incidencia entre personas de menor edad.

La demencia es un síndrome que se caracteriza por un deterioro cognitivo progresivo que afecta la memoria, el lenguaje, el pensamiento y la conducta y esto altera la capacidad de la persona para desenvolverse como lo hacía habitualmente.

Aunque el Alzheimer no sigue la misma evolución en todos los pacientes (mientras algunos pueden experimentar confusión, pérdida del juicio o de la noción del tiempo y del espacio; otros presentan cambios de personalidad y de comportamiento), a medida que la enfermedad progresa disminuye la capacidad para cuidar de sí mismos.

Debido a esta característica es fundamental que sus cuidadores aprendan a controlar los posibles riesgos que pueden presentarse en el hogar para aumentar la seguridad de la persona con Alzheimer.

Al menos 44 millones de personas viven con demencia en el mundo, lo que convierte a la enfermedad en una crisis de salud global que debe abordarse

CLASIFICACIÓN

-De aparición temprana: forma menos común. Los síntomas aparecen antes de los 60 años, aunque tiende a empeorar rápidamente. Puede ser hereditaria y se identificaron varios genes responsables.

-De aparición tardía: forma más común. Se presenta en personas de 60 años en adelante. Puede ser hereditario, aunque el papel de los genes es menos claro.

CAUSAS

Aunque la causa de los trastornos cognitivos permanece desconocida, las investigaciones suelen asociar al Mal de Alzheimer con la aparición de placas seniles y ovillos neurofibrilares que favorecen una muerte celular que reduce el número de neuronas y genera cambios en la conducta.

Las placas seniles son depósitos fuera de las neuronas que se acumulan en la materia gris del cerebro y afectan su funcionamiento; y los ovillos neurofibrilares son un conglomerado anormal de fibrillas que se desarrollan dentro de las neuronas.

Se cree, además, que una deficiencia en acetilcolina podría favorecer su desarrollo debido a la importante acción que este neurotransmisor tiene sobre los procesos de la memoria.

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO

Los síntomas tempranos pueden abarcar:

  • Dificultad para realizar tareas que exijan algún grado de pensamiento que solía ser sencillo (participar en juegos, aprender información o rutinas nuevas, por ejemplo).
  • Desorientarse en rutas que son familiares o habituales.
  • Dificultad para encontrar el nombre de objetos conocidos.
  • Pérdida de interés en cosas que antes disfrutaba o tener un estado anímico de indiferencia.
  • Perder cosas.
  • Cambios de humor.

A medida que empeora:

  • Cambio en los hábitos de sueño (despertares nocturnos, por ejemplo).
  • Dificultad para realizar tareas básicas (cocinarse, vestirse, salir solo).
  • Creciente dificultad para leer o escribir.
  • Olvido de detalles sobre hechos cotidianos, de la historia de la propia vida o incluso perder la noción de quién se es.
  • Pérdida de la capacidad para reconocer el peligro.
  • Uso de palabras erróneas, incapacidad para pronunciar las palabras correctamente, hablar con frases confusas.
  • Aislamiento.
  • Delirios, depresión o agitación.
  • Alucinaciones, discusiones, comportamiento violento.
  • Incontinencia.
  • Problemas para deglutir.

Dado que muchas personas atribuyen erróneamente los primeros síntomas a problemas de la edad, la consulta es poco frecuente en la primera fase.

Además, todavía no existe un método efectivo para diagnosticar esta enfermedad, por lo que se da un diagnóstico de “Alzheimer probable” cuando dos o más funciones cognitivas están alteradas y acompañadas de síntomas clínicos que no se deban a una segunda enfermedad que ocasione la demencia.

TRATAMIENTO

Como se trata de una enfermedad crónica y degenerativa, el tratamiento apunta a enlentecer la progresión y aliviar algunos de los síntomas relacionados con el comportamiento, la confusión y los problemas del sueño.

Las cnicas de psicomotricidad y estimulación cognitiva también se utilizan para mejorar la calidad de vida del paciente y en los grupos de ayuda para los familiares es posible encontrar un espacio de contención durante este proceso.

QUÉ HACER

Para mantener por más tiempo nuestras funciones cerebrales, es importante tener:

  • Hábitos saludables: la alimentación, el descanso y la actividad disminuyen el riesgo de enfermedades de cerebro.
  • Estimulación cognitiva: realizar en forma diaria juegos de mesa, lecturas, pinturas o tejidos.
  • Visitar al médico de cabecera: para controlar los factores de riesgo cardiovascular que ayudan a disminuir el riesgo de deterioro cognitivo.
  • Vida social: participar de actividades y talleres grupales, ya que potencia la capacidad de aprender.

Una vez que se tiene el diagnóstico, en la mayoría de los casos es posible realizar diversas actividades creativas y de trabajo intelectual permiten mantener vivos los intereses y lo hacen sentirse útil y en compañía.

Generalmente, hacer uso de las habilidades que la persona ya posee da mejores resultados que tratar de enseñarle algo nuevo.

A la hora de elegir una actividad, el objetivo no es mantener a la persona ocupada, sino encontrar tareas que le generen un momento placentero, libre de frustraciones.

Por eso es fundamental buscar alternativas de su gusto e interés, por ejemplo…

1. Pedir que colabore en tareas sencillas del hogar como ordenar los cubiertos lavados o doblar la ropa planchada. De esta manera, podrá seguir participando de lo cotidiano y se sentirá útil.

2. Invitarlo a realizar actividades sociales y al aire libre: visitar a un ser querido o salir a caminar a un parque.

3. Proponerle leer el diario en compañía, para agilizar el recuerdo de hechos recientes o mantenerse actualizado.

4. Jugar juegos que solían entretenerlo como lotería, damas o cartas, o compartir álbumes de fotos y videos con algún valor sentimental.

5. Trabajar la capacidad motriz, la destreza y la creatividad a través de manualidades con tela o lana para elaborar objetos que sirvan de decoración.

Las actividades que selecciones deben simplificarse a medida que la enfermedad avanza. No olvides elogiarlo por cada paso que complete.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

  • Anotar los números de emergencia y el domicilio en que viven en una agenda y ubicarla cerca del teléfono por si necesita la información.
  • Instalar contestador automático en el teléfono para asegurarse de recibir todos los llamados. Quizás no conteste o si lo hace olvide quién llamó.
  • Colocar alarmas para incendio.
  • Instalar cerraduras de seguridad en todas las puertas y ventanas.
  • Dejar una copia de la llave en casa de algún vecino de confianza o un pariente para poder entrar en caso que la pierda o le sea imposible abrir la puerta desde adentro.
  • Asegurar los cables de extensión a los zócalos para evitar tropezones.
  • Cubrir los enchufes con tapas a prueba de niños.
  • Disponer de buena iluminación en todos los ambientes de la casa.
  • Colocar barandas en las escaleras y listones de seguridad en los escalones para evitar caídas.
  • Almacenar los fármacos en un lugar seguro, lejos de su alcance. Etiquetar cada remedio con su nombre, dosificación, frecuencia y fecha de vencimiento. 
  • Colocar etiquetas visibles en las puertas corredizas de vidrio para prevenir choques. 

TIPS PARA LA COCINA

  • Instalar cerraduras en las puertas de la alacena y en los cajones para prevenir accidentes con fósforos, cuchillos, tijeras y otros elementos guardados.
  • Evitar tener bebidas alcohólicas en la casa o guardarlas en un gabinete bajo llave.
  • Mantener en un sitio seguro los productos de limpieza y los líquidos inflamables para evitar accidentes domésticos.
  • Instalar un interruptor de apagado automático en las estufas.
  • Colocar luces de emergencia.

Más información:

A.L.M.A. (Asociación Lucha contra el Mal de Alzheimer)

Alzheimer Argentina.