Trastorno bipolar: cómo es vivir atrapado entre la manía y la depresión 

1476

En el Día Mundial de esta enfermedad mental crónica y recurrente que afecta del 2 al 3 % de la población mundial, te contamos por qué es vital su diagnóstico y cuáles son las señales para consultar con un profesional


La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 45 millones de personas en todo el mundo padecen de Trastorno Afectivo Bipolar (TAB) o enfermedad maníaco depresiva), afección mental que se caracteriza por cambios marcados o extremos en el estado de ánimo en el que la persona oscila:

  • desde el polo de la manía: excitación, actividad intensa, euforia, irritabilidad.
  • al polo de la depresión: tristeza, apatía, desgano.

Virginia Woolf, Edgar Allan Poe, Friedrich Nietzsche y Vincent Van Gogh sufrieron de bipolaridad. Catherine Zeta-Jones, Selena Gómez, Mariah Carey y Demi Lovato son algunas de las personas famosas que hicieron público su diagnóstico.

CAUSAS

El TAB afecta por igual a hombres y mujeres y casi siempre comienza entre los 15 y 25 años.

En la mayoría de las personas con TAB no se encuentra una causa clara para los períodos (episodios) de extrema felicidad y mucha actividad o energía (manías) o de depresión y baja actividad o energía (depresión).

Algunos estudios afirman que puede deberse a un desequilibrio bioquímico del cerebro y se sabe que es más frecuente en parientes de personas que padecen dicho trastorno.

SÍNTOMAS

Los síntomas varían de acuerdo a la fase que es atravesando la persona.

Aunque el patrón no es el mismo en todas las personas con trastorno bipolar, el episodio maníaco puede durar días o meses y los episodios de depresión son más frecuentes.

Además, los síntomas de depresión y manía pueden ocurrir juntos (estado mixto) o inmediatamente uno después de otro (ciclo rápido).

PRUEBAS Y EXÁMENES

Para diagnosticar el trastorno bipolar primero se averigua la historia familiar y la existencia o ausencia de algún miembro de la familia con TAB.

También se averigua acerca de las fluctuaciones del estado de ánimo recientes y por cuánto tiempo se las ha tenido y se realiza un examen completo y pruebas de laboratorio para buscar otras enfermedades que pudieran estar causando síntomas similares al trastorno bipolar.

TRATAMIENTO

Una vez realizado el diagnóstico, el objetivo principal del tratamiento es triple:

  1. Hacer que los episodios sean menos frecuentes e intensos
  2. Ayudar a la persona para que se desempeñe bien y disfrute de una buena calidad de vida
  3. Prevenir la autoagresión y el suicidio

Algunas personas posiblemente necesiten permanecer en un hospital hasta que su estado anímico se estabilice y su comportamiento es bajo control.

En cualquier caso, los medicamentos son una parte fundamental del tratamiento.

Casi siempre, los primeros medicamentos utilizados se denominan estabilizadores del estado de ánimo. Ayudan a evitar los altibajos en el estado anímico y los cambios extremos en la actividad y los niveles de energía.

Si los estabilizadores del estado de ánimo no ayudan, se puede recurrir a otros medicamentos como los antipsicóticos o los antidepresivos.

No suspender la medicación, avisar al médico tratante la presencia de posibles efectos secundarios y tener un seguimiento profesional es indispensable en el tratamiento de las personas con TAB.

La cobertura de los tratamientos medicamentos en Argentina es del 70 por ciento y las unidades especializadas en los hospitales públicos suministran las drogas en forma gratuita.

Además de la farmacoterapia, los grupos de apoyo y la psicoterapia completan los recursos terapéuticos. Los grupos pueden incluir a familiares y cuidadores para reducir la probabilidad de reaparición de los síntomas.

Las habilidades importantes que una persona puede aprender en estos programas incluyen cómo:

  • Hacer frente a los síntomas persistentes, incluso mientras ess tomando medicamentos
  • Dormir bien y mantenerte alejado de las drogas psicoactivas
  • Tomar los medicamentos correctamente y saber cómo manejar los efectos secundarios
  • Estar atento al retorno de los síntomas y saber qué hacer cuando estos reaparezcan
  • Averiguar qué desencadena los episodios y cómo evitar dichos desencadenantes

CUÁNDO CONTACTAR A TU MÉDICO

  • Sentís el impulso de hacerte daño o dañar a otros
  • Te sentís desesperado, asustado o abrumado
  • Ves cosas que en realidad no existen
  • Sentís que no podés salir de casa
  • No sos capaz de cuidarte solo
  • Los síntomas están empeorando
  • Tenés efectos secundarios de los medicamentos
  • No estás tomando los medicamentos

EXPECTATIVAS

Los períodos de depresión o manía retornan en la mayoría de las personas, incluso con tratamiento. Las personas también pueden tener problemas con el alcohol o el abuso de drogas. Igualmente pueden tener problemas con las relaciones interpersonales, la escuela, el trabajo y las finanzas.

El TAB sin tratamiento, además de reducir drásticamente la calidad de vida, se asocia a estados de ansiedad y otros problemas médicos adversos como enfermedades cardiovasculares, obesidad y tabaquismo. Sin embargo, el riesgo más importante en los pacientes bipolares no diagnosticados o no tratados, es el suicidio.

El suicidio es un riesgo muy real tanto durante el estado de manía como durante la depresión. Las personas con trastorno bipolar que piensan o hablan respecto al suicidio necesitan atención de emergencia de inmediato.

Si vos o alguien cercano presentan episodios maníacos o depresivos o tenés dudas acerca de tu salud mental, consultá con un médico.

Fuentes: Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos; Fundación Bipolares de Argentina (FUBIPA)

Ver también → Prevención del suicidio: todo lo que hay que saber para evitarlo