Un estudio comprueba que tres dietas saludables basadas en distintos tipos de alimentos ayudaron a recuperar por igual las lesiones cardíacas

2933

El ensayo OmniHear, llevado a en Estados Unidos con pacientes de mediana edad internados con lesiones en el corazón y presión arterial alta, comprobó que todos tuvieron mejoras en la zona dañada al poco tiempo de iniciar dietas saludables basadas en tres distintos macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas insaturadas. La coincidencia era que las tres incluían entre cuatro y seis porciones de frutas y verduras al día


Todos saben que lograr o mantener un peso corporal saludable es una clave para prevenir las enfermedades cardiovasculares. La cuestión es que los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuál es la mejor manera de conseguir este objetivo: mientras algunos recomiendan eliminar los carbohidratos para perder peso, otros enfatizan en la reducción de grasas y otros incluyen más proteínas. La principal razón es que existían pocas investigaciones dedicadas a evaluar los efectos de estos macronutrientes específicos en la salud del corazón pese a que en Estados Unidos la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte, cobrándose seiscientas mil vidas al año.

Por eso tomo relevancia el estudio llevado a cabo por investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center(BIDMC), en el que se examinaron los efectos de tres dietas saludables que enfatizan en diferentes macronutrientes (carbohidratos, proteínas o grasas insaturadas) en un biomarcador que refleja directamente la lesión cardíaca. El trabajo, publicado recientemente por el International Journal of Cardiology, demuestra con pruebas altamente específicas que las tres dietas redujeron el daño y la inflamación de las células del corazón.

«Es posible que el tipo de macronutrientes importe menos que simplemente comer alimentos saludables», explicó Stephen Juraschek, uno de los responsables del estudio, quien es profesor asistente de medicina en BIDMC y Harvard Medical School. «Nuestros hallazgos respaldan la flexibilidad en la selección de alimentos para las personas que intentan llevar una dieta más saludable y deberían facilitarlo. Dado que el estadounidense promedio consume menos de dos porciones de frutas y verduras al día, la dieta estadounidense típica es bastante diferente de cualquiera de estas dietas , que incluían al menos cuatro a seis porciones de frutas y verduras diarias».

Juraschek y sus colegas se dedicaron a analizar muestras de sangre almacenadas de 150 participantes del Ensayo óptimo de ingesta de macronutrientes para prevenir la enfermedad cardíaca (Ensayo OmniHeart), un estudio de dos centros de alimentación para pacientes hospitalizados realizado en Boston y Baltimore entre abril de 2003 y junio de 2005. La edad promedio entre los participantes del estudio era de 53,6 años, mientras que el 55 por ciento eran afroamericanos y el 45 por ciento eran mujeres. Los participantes, todos los cuales tenían presión arterial elevada, pero aún no tomaban medicamentos para controlar la hipertensión o el colesterol, fueron alimentados con cada una de las tres dietas, con énfasis en carbohidratos, proteínas o grasas insaturadas, durante seis semanas con períodos de alimentación separados por un período de lavado.

Existieron tres tipos diferenciados de dietas. Una dieta rica en carbohidratos similar a la conocida dieta DASH, con azúcares, granos y almidones que representan más de la mitad de sus calorías. Una dieta rica en proteínas, con 10 por ciento de calorías de carbohidratos reemplazadas por proteínas. La tercera era dieta rica en grasas insaturadas, con un 10 por ciento de calorías de carbohidratos reemplazadas por las grasas saludables que se encuentran en los aguacates, el pescado y las nueces.

Las tres dietas eran bajas en grasas saturadas, colesterol y sodio poco saludables, a la vez que proporcionaban otros nutrientes a los niveles dieticos recomendados. El equipo de investigación analizó los efectos de cada dieta en los biomarcadores medidos al final de cada período en comparación con el valor inicial y entre las dietas. Las tres dietas saludables redujeron las lesiones cardíacas y la inflamación y actuaron rápidamente en un período de 6 semanas.

Lo que se comprobó es que cambiar los macronutrientes de la dieta no proporcionó beneficios adicionales. Esto es importante por dos razones: en primer lugar, los efectos de la dieta sobre las lesiones cardíacas son rápidos y la lesión cardíaca puede reducirse poco después de adoptar una dieta saludable.

En segundo lugar, no es el tipo de dieta lo que importa para la lesión cardíaca (alta o baja en grasas, alta o baja en carbohidratos), sino más bien la salud general de su composición. «Hay múltiples debates sobre carbohidratos y grasas en la dieta, pero el mensaje de nuestros datos es claro: comer una dieta equilibrada rica en frutas y verduras, carnes magras y alta en fibra, que es restringida en carnes rojas, bebidas azucaradas y dulces, no solo mejorará los factores de riesgo cardiovascular, sino que también reducirá las lesiones directas al corazón «, dijo Juraschek. «Esperemos que estos hallazgos resuenen con los adultos cuando compran en supermercados y con los profesionales de la salud que brindan asesoramiento en clínicas de todo el país».