Cómo prevenir la hipotermia, el peligroso cuadro que genera el frío extremo

5424

Durante la época más fría del año, la temperatura corporal tiende a disminuir. En algunos casos, si desciende hasta niveles anormales, puede aumentar el riesgo de esta afección. Cuáles son los síntomas y qué hacer frente esta situación. Se incluye un video sobre el tema del doctor Cormillot


A diferencia de lo que sucede en los climas cálidos, las bajas temperaturas invernales pueden afectar la salud porque disminuyen la temperatura corporal interna pudiendo causar lo que se conoce como hipotermia, un conjunto de señales que se producen en respuesta a una temperatura corporal anormalmente baja.

Esta afección se presenta cuando el cuerpo elimina más calor del que puede producir como consecuencia de una exposición prolongada al frío. Es decir: si la temperatura corporal es menor a los 35ºC, el cuadro puede ser peligroso llegando a ser fatal si no es tratado a tiempo.

GRUPOS DE RIESGO

-Bebés.

-Adultos mayores.

-Tratamientos con ciertos fármacos. Como los prescriptos para la ansiedad y la depresión.

– Personas con:

            *Problemas circulatorios.

            *Enfermedades cardíacas.

            *Desnutrición.

            *Bajas defensas.

            *Adicción al alcohol/las drogas. Su consumo altera la temperatura corporal.

Otras enfermedades hacen más difícil mantener el calor corporal, entre ellas el hipotiroidismo (producción insuficiente de hormonas tiroideas) y la diabetes (interfiere con la circulación normal de la sangre).

SÍNTOMAS

Si siente las señales que siguen o las observa en otra persona, acuda de inmediato a una guardia médica. Tenga en cuenta que la hipotermia puede afectar el pensamiento, por lo que en ocasiones no se percibe el riesgo real que representan:

  • Titiriteos y escalofríos: mecanismo que pone en marcha el cuerpo cuando se enfría para volver a recuperar el calor perdido.
  • Confusión.
  • Problemas para modular y hablar.
  • Respiración poco profunda.
  • Pulso débil.
  • Adormecimiento o rigidez de brazos y piernas.
  • Falta de coordinación o reacciones lentas.
  • Piel pálida y fría.

No espere a completar la lista. Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, consulte con un médico. De lo contrario, el cuadro puede empeorar.

DIAGNÓSTICO

La detección temprana de la hipotermia puede verse complicada por dos razones:

1. Los síntomas suelen aparecer lentamente y a veces pasan desapercibidos.

2. Muchas personas (especialmente adultos mayores y niños pequeños) no son conscientes de la intensidad de frío que sienten ni de lo peligroso que eso es para su salud.

QUÉ HACER

Si piensa que alguien puede tener hipotermia…

– Si puede, tómele la temperatura con un termómetro. Si el registro es inferior a los 35º C, llame a emergencia médica. Si no puede tomarle la temperatura pero presenta alguna/s de las señales anteriores pida ayuda médica también.

– Mientras espera que llegue, mantenga a la persona lo más cálida posible. Busque reparo si está a la intemperie, envuélvala en frazadas, toallas o cualquier abrigo que tenga a mano.

– No use calor directo, como agua caliente, almohadillas eléctricas ni lámparas para dar calor a la víctima.

– No le de bebidas alcohólicas para reanimarla.

TIPS PARA PREVENIR

  • Escuche los reportes del tiempo y esté alerta si se anuncian temperaturas muy frías o frías y con viento. 
  • Manténgase a resguardo del frío.
  • Asegúrese de mantener una buena temperatura en su casa. Use calentadores o estufas.
  • Colóquese varias capas de prendas sueltas cuando hace frío. De esta manera, conservará el calor corporal.
  • Si se mojó por la lluvia, séquese y cámbiese de ropa de inmediato. La combinación de bajas temperaturas, viento y el estar mojado aumentan el riesgo de hipotermia.
  • Pregúntele a su doctor si las medicinas prescriptas como tratamiento para otras afecciones pueden afectar su temperatura corporal.
  • No beba o modere el consumo de  bebidas alcohólicas antes de acostarse cuando hace mucho frío.
  • Use prendas de vestir adecuadas en temperaturas frías para proteger el cuerpo, entre ellas:
    • Mitones (guantes sin dedos que permiten manipular los objetos y puede dejárselos puestos todo el tiempo).
    • Varias capas de ropa impermeable y rompe-viento.
    • Dos pares de medias (evite el algodón, que no conserva adecuadamente el calor).
    • Una bufanda y un sombrero que cubra hasta las orejas, para evitar la pérdida considerable de calor a través de la parte superior de la cabeza.

Ver también: Los consejos del doctor Cormillot para enfrentar una ola de frío polar y El peligro de deshidratarse en invierno.