¿Cuánto hace que no medís tu glucemia?

7643

La diabetes no siempre avisa. Es clave hacer chequeos periódicos y controles adecuados para evitar complicaciones


La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por diferentes trastornos metabólicos que tienen como resultado un nivel elevado de glucemia, azúcar en sangre que representa un factor de riesgo cardiovascular porque, en exceso, puede ocasionar daño a muchas partes de cuerpo incluyendo los vasos sanguíneos.

Los valores de referencia de la glucemia, son:

SIN diabetes diagnosticada

  • Normal → Entre 70 y 100 mg/dl.
  • Alto → Entre 101-125 mg/dl (prediabetes o diabetes basal alta).
  • Diabetes → Mayor a 126 en más de una oportunidad.

CON diabetes diagnosticada:

  • Norma → Hasta 120 mg/dl en ayunas.

Si no conocés tu nivel de glucemia, conviene que lo midas cada 3 años si tenés menos de 40 años y una vez por año si tenés más de 40 años, antecedentes familiares de diabetes, prediabetes, obesidad o no llevás una vida activa.

SE DIAGNOSTICA DIABETES CUANDO LA GLUCEMIA (EL AZÚCAR EN SANGRE) EN AYUNAS ES IGUAL O MAYOR A 126 mg/dL O MÁS DE 200 mg/dL EN CUALQUIER MOMENTO DEL DÍA.

Además de un chequeo anual completo, cuando los resultados revelan valores de prediabetes o diabetes es fundamental hacer un seguimiento con un especialista para que el tratamiento de esta enfermedad crónica sea adecuado y ayude a mantener controlados los valores de azúcar en sangre, única medida que permitirá evitar el progreso de la afección y cuidar la salud integral.

HIPOGLUCEMA: AZÚCAR DEMASIADO BAJA

Un bajón de azúcar se presenta cuando la glucemia está por debajo de 70 mg/dL.

Los síntomas más habituales de este cuadro, son:

  • Temblor.
  • Sudor.
  • Pulso acelerado.
  • Debilidad.
  • Confusión mental o falta de concentración.
  • Desmayos o inconsciencia.

La hipoglucemia no es una consecuencia de la diabetes, sino una eventualidad relacionada con:

  • Dosis excesiva de insulina o hipoglucemiantes orales.
  • Saltear alguna comida o retrasar el horario.
  • Realizar actividad física sin regular la dosis de insulina o la medicación.

Frente a una hipoglucemia conviene:

HIPERGLUCEMIA: AZÚCAR DEMASIADO ALTA

Se presenta cuando los niveles de azúcar en sangre están altos.

Una elevada cantidad de azúcar en sangre puede causar daño en el organismo con el correr del tiempo.

Los síntomas son:

  • Mucha sed.
  • Cansancio.
  • Orinar frecuentemente.
  • Malestar abdominal.
  • Boca seca.
  • Visión borrosa, dolor de cabeza.

Las causas pueden ser:

Frente a una hiperglucemia, conviene:

  • Tomar abundante agua para evitar la deshidratación.
  • Tomar la medicación para la diabetes o aplicar la insulina indicada por el médico.
  • Medir la glucemia en forma más frecuente.
  • Consultar con el médico si los valores se mantienen altos.

LOS SÍNTOMAS DE HIPERGLUCEMIA PUEDEN APARECER CON VALORES POR ENCIMA DE 180 mg/dL O NO DAR SÍNTOMAS ANTE VALORES MÁS ALTOS, POR ESO ES IMPORTANTE MEDIR LA GLUCEMIA MEDIANTE EL AUTOMONITOREO.

AUTOMONITOREO GLUCÉMICO

Una manera de controlar la diabetes de manera eficaz es medir el nivel de glucosa frecuentemente.

Con un medidor de glucosa y una tira reactiva se determina el valor de glucemia con una pequeña gota de sangre del dedo. Esta examen rápido y simple permite conocer el comportamiento del azúcar en sangre en distintos momentos del día y bajo distintas influencias, tales como la comida, el ejercicio, los medicamentos y las emociones.

También permite observar las mejorías en los valores de glucemia cuando se sigue un plan de alimentación adecuado y se logra descender de peso.

Si te diagnosticaron diabetes, realizá un automonitoreo diario de glucosa y seguí las indicaciones de tu médico.

Además:

-Disminuí el consumo de azúcares.

-Mantené un peso corporal saludable.

-Realizá actividad física en forma regular.

Aunque la mayoría de las personas llega a la consulta médica a partir de las consecuencias de su diabetes no tratada, cuando ya sufren enfermedad renal o cardiovascular, problemas de la vista, úlceras en los pies o neuropatías… un control adecuado permite evitar las numerosas complicaciones que se asocian a niveles elevados de azúcar en sangre.

VER TAMBIÉN: