Pautas para una alimentación saludable de las personas con diabetes

9452

La diabetes es una enfermedad crónica que impide que el organismo utilice adecuadamente la energía que obtiene de los alimentos, en especial los azúcares. Por eso, una dieta balanceada resulta imprescindible para controlar la enfermedad. Aquí se incluyen varios recursos a tener en cuenta


El aumento crónico de la glucosa que resulta del mal funcionamiento o de la falta de la hormona insulina se conoce como diabetes. Esta enfermedad crónica, sin el tratamiento adecuado, puede producir distintas complicaciones que afectan a los pequeños vasos sanguíneos del ojo, riñón y nervios. También crece el riesgo de enfermedades cardiovasculares como arteriosclerosis o accidente cerebrovascular.

Para prevenir o retrasar estas complicaciones, las personas con diabetes deben adoptar algunos hábitos nuevos en el estilo de vida, como aumentar el nivel de actividad física, mejorar su alimentación y controlar regularmente sus niveles de glucosa.

Comer con inteligencia
 
Para que la insulina pueda actuar correctamente en el organismo y mantener el azúcar en los niveles adecuados, es importante seguir ciertas recomendaciones sencillas que lo ayudarán a controlar su peso, reducir su colesterol y su presión arterial y prevenir las complicaciones de la diabetes.

Las indicaciones para la alimentación de una persona con diabetes son también indicadas para cualquier persona que quiera cuidar su salud y su peso

A diferencia de lo que suele creerse, la dieta de una persona con diabetes no tiene que ser limitada o difícil cumplir, ya que permite una gran libertad de elección e incluye alimentos de todos los grupos (cereales y legumbres, hortalizas y frutas, lácteos, huevos y carnes).

Para organizar la alimentación es importante considerar los siguientes aspectos:

• La distribución: para llegar con menos hambre a la próxima comida, disminuir el tamaño de las porciones, regular la secreción de insulina y seleccionar mejor los alimentos. La clave está en realizar 6 comidas diarias separadas por una hora y media como mínimo y tres como máximo.

• El volumen: aumentarlo para alcanzar la saciedad rápidamente y lograr que los cambios de alimentación resulten más sencillos. Es importante hacer foco en aumentar líquidos, frutas y verduras; preparaciones espumosas (soufflés, batidos).

• La calidad: disminuir aquellas sustancias que hacen mal a la salud y engordan (grasas e hidratos de carbono de fácil absorción presentes en azúcares dulces, miel, mermeladas, gaseosas comunes, cereales refinados, papa y batata).

• La porción: achicando porciones de los alimentos menos convenientes se incorporan menos calorías/ créditos y es posible bajar de peso. Un truco para mejorar las porciones: comer en plato de postre, tomar en vaso grande líquidos sin azúcares ni alcohol, cocinar lo justo para comer poco y que no haya sobrantes.

• La forma de comer: comer más despacio ayuda a controlar la porción. Comer atento le dará más consciencia y control sobre la comida que consume. Comer en bocados pequeños hace durar más tiempo la comida en el plato y permite que la señal de saciedad llegue a tiempo al cerebro.

Todos estos factores están relacionados intrínsecamente entre sí.

Además de elegir hidratos de carbono de absorción lenta (frutas, verduras, legumbres, productos integrales) para garantizar una glucemia e insulina estables, hay técnicas de preparación y cocción que se utilizan para regular el índice glucémico de las preparaciones:

1) Combinar hidratos de carbono de absorción rápida con fibras: por ejemplo, a los fideos (absorción rápida) puede agregar trocitos de tomate y albahaca (fibras).

2) Combinar hidratos de carbono de absorción rápida con hidratos de carbono de absorción lenta (por ejemplo, arroz blanco -absorción rápida- mezclado con lentejas -absorción lenta-).

3) Alimentos ácidos: los alimentos ácidos como cítricos y sus jugos, vinagre y aceto balsámico disminuyen el índice glucémico de las preparaciones. Por ejemplo, ensalada de papas y huevo con jugo de limón y sal.

4) Alimentos picantes: si al ejemplo anterior le agregamos pimienta, le disminuimos aún más la carga glucémica a la papa.

5) Menos tiempo de cocción de hidratos de carbono de absorción rápida: por ejemplo, hacer las pastas al dente o el arroz no tan cocido hace que ese almidón eleve menos la insulina.

Para recordar:

MÁS LÍQUIDOS, FRUTAS Y VERDURAS.

MENOS GRASAS, HARINAS, AZÚCAR Y SAL.

Es fundamental realizar una consulta con un nutricionista para adaptar las recomendaciones a cada caso.

Ver también: Todo sobre la diabetes, una epidemia que crece en nuestro país y en el mundo, ¿Cuánto hace que no mide su glucemia?, Cómo entrenar y mejorar su salud si tiene diabetes, Claves de alimentación saludable para personas con diabetes, Hipoglucemia: Cómo controlar el bajón del azúcar en sangre y 11 respuestas clave que hay conocer para convivir con la diabetes.