Los chicos y las golosinas: cómo enseñarles a hacer elecciones saludables

5320

Las visitas de tu hijo al quiosco no se deben convertir en un obstáculo para una alimentación saludable. Cómo planificar la inclusión de dulces en su alimentación y cuáles son las opciones menos calóricas


Casi todos los chicos comen golosinas, y en realidad eso no es malo. Sin embargo, cuando esos gustos son excesivos o frecuentes, o se comen en lugar de una comida principal, aumenta el riesgo de sobrepeso, obesidad, caries y otros problemas de salud.

Por eso, es primordial enseñar a tu hijo a:

  • Hacer elecciones saludables en el quiosco.
  • Saborear, comer despacio y masticar mucho cada bocado.
  • Planificar una golosina saludable de vez en cuando.

Para conseguirlo, comer en familia es una de las claves más importantes, ya que la comensalidad (acto de comer y beber juntos compartiendo un espacio) ayuda a transmitir valores y sentido social y es fundamental para incorporar hábitos desde los primeros años de vida.

Algunas de las pautas saludables de alimentación que podemos transmitir a medida que crecen, son:

  • Respetar los horarios de las comidas.
  • Prestar atención a la cantidad en las porciones. Ser moderado.
  • Incorporar frutas y hortalizas todos los días.
  • Cocinar en casa.
  • Limitar los antojitos.
  • Evitar usar la comida como premio o castigo.
  • No comer frente a la TV o la computadora. Apagar los celulares si es posible.
  • Dedicar un tiempo al desayuno, todos los días.
  • Evitar el picoteo entre comidas.

QUÉ ELEGIR EN EL QUIOSCO

El quiosco no está prohibido, pero el consumo de los productos que allí se venden conviene que sea planificado y opcional. Es decir, a cualquier edad, el consumo diario de golosinas es poco conveniente para la salud.

Otras opciones que conviene moderar, son:

Para disfrutar sin complicaciones incluimos algunas opciones a continuación.

MENOS DE 110 CALORÍAS

ENTRE 110 Y 150 CALORÍAS

MÁS DE 150 CALORÍAS