Todo sobre la diabetes, una epidemia que crece en nuestro país y en el mundo

6754

El 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes. El objetivo es concientizar acerca de las causas y el tratamiento de esta enfermedad crónica en constante aumento que hoy afecta a más de 450 millones de personas en el mundo


La diabetes es una enfermedad crónica que se desarrolla cuando el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que regula el nivel de azúcar en sangre), o cuando el organismo no puede usar efectivamente la insulina producida.

Esta falla provoca el aumento de niveles de glucosa -azúcar- en la sangre, cuadro conocido como hiperglucemia.

Según datos de la Federación Internacional de la Diabetes, para el año 2045 la cantidad de personas con diabetes ascenderá a 629 millones en todo el mundo. 

En Argentina, la prevalencia de esta enfermedad crónica es del 11% (más de 4 millones de personas), y continúa creciendo.

Según los resultados de la Cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2019) la población con diabetes registró un incremento de casi 3 puntos respecto a la última medición (2013).

En forma paralela, se registró un aumento en los porcentajes de otros factores de riesgo asociados a la diabetes: exceso de peso (sobrepeso + obesidad; 57,9 a 61,6), baja actividad física (54,7 a 64,9) y presión arterial elevada (34,1 a 34,6).

CLASIFICACIÓN, CAUSAS Y TRATAMIENTO

La diabetes se clasifica en varios tipos. Cada uno tiene un origen diferente y un tratamiento adecuado.

La diabetes más frecuente es del tipo 2 (90 % de los casos) y se encuentra íntimamente relacionada con el sobrepeso y la obesidad. De hecho 8 de cada 10 personas con diabetes tipo 2 tiene problemas con su peso corporal.

SÍNTOMAS

Los primeros pueden ser:

  • Visión borrosa
  • Dolor o entumecimiento en los pies o las manos
  • En los hombres: disfunción eréctil

Otras señales más tardías pueden abarcar:

  • Infección en la vejiga, el riñón, la piel u otras. Se presentan con más frecuencia y sanan lentamente.
  • Fatiga.
  • Hambre y/o aumento de la sed.
  • Necesidad frecuente de orinar.

DIAGNÓSTICO

Los valores se encuentran en nuestro artículo sobre glucemia.

Los estudios básicos que se suelen realizar son:

*Glucemia en ayunas (examen de sangre).

*Prueba de tolerancia a la glucosa oral (se toma una bebida con glucosa y se examina el nivel después de 2 horas).

TRATAMIENTO

El objetivo a corto plazo es bajar los altos niveles de glucemia y mantenerlos bajo control.

A largo plazo se busca prevenir problemas relacionadas con la diabetes. Para alcanzar estas metas la educación diabetológica es fundamental.

A través de ella la persona aprende habilidades básicas relacionadas con la dieta, el ejercicio y, eventualmente, la medicación. Además, es importante que aprenda a evaluar y registrar su glucemia, indispensable para reconocer y tratar los niveles bajos o altos de azúcar en sangre.

Si la dieta y el ejercicio no son suficientes para mantener niveles normales o casi normales de glucemia, el médico puede recetar medicamentos y, en ocasiones, puede hacer tomar más de uno.

Por vía oral o inyectados, los fármacos pueden administrarse junto con insulina o esta última puede usarse sola. La persona que continúa teniendo un control deficiente de la glucemia necesita de insulina, hormona que se inyecta debajo de la piel y no se puede tomar por vía oral.

COMPLICACIONES

Si el exceso de glucosa en la sangre no se controla, puede provocar lesiones en ojos, riñones y nervios. La diabetes también puede favorecer otras enfermedades como las cardiovasculares (corazón y cerebro) e incluso la necesidad de amputar un miembro.

AUTOCHEQUEO

Las siguientes preguntas pueden servir de orientación para detectar el riesgo personal de diabetes:

  • ¿Tenés sobrepeso?
  • ¿Hacés poco o ningún ejercicio?
  • ¿Tenés la presión arterial alta (130/ 80 o más)?
  • ¿Tenés un hermano o hermana con diabetes?
  • ¿Tu madre o padre tienen diabetes?
  • ¿Tuviste diabetes durante el embarazo?
  • ¿Tuviste un bebé que pesó más de 5 kilos al nacer?

Si contestaste “Sí” a cualquiera de las preguntas anteriores, consultá con tu médico.

Diagnosticar la diabetes es indispensable para realizar el tratamiento adecuado, evitar las complicaciones asociadas y mejorar tu calidad de vida.

VER TAMBIÉN: